Seis beneficios que aportan los puzles a tus hijos

Los puzles siempre han sido un gran entretenimiento para niños y adultos. Enfrentarse a ellos supone un reto que resulta tan divertido como satisfactorio cuando se logra. De ahí que siempre hayan estado muy presentes dentro del mundo de los juegos familiares.

Pero más allá de las horas de entretenimiento que proporcionan, ¿conoces todos los beneficios que aportan a tus hijos? Pues en este post te los contamos.

Puzles infantiles, acierto total.

Si acudes a una tienda especializada en artículos infantiles seguro que encuentras una gran oferta de puzles para niños. Hoy en día existen puzles muy bonitos y divertidos. Además, los encontrarás adaptados a cada edad (a partir de 1 año) en función del tamaño de las piezas y del número de las que consta.

Desde nuestra escuela infantil de Villanueva del Pardillo recomendamos los puzles infantiles por estos motivos:

1.- Mejoran la psicomotricidad fina

Coger una piezas del puzle, levantarla, probar si encaja en el hueco que cree que le corresponde, realizar presión para introducirla… Estos gestos por sí mismos contribuyen a crear nuevas redes neuronales en el cerebro de un niño y favorecen el inicio de la lectoestricutura que después se pondrá en práctica en actividades diarias como manejar la comida, subir la cremallera, abrochar botones…

2.- Incrementan la coordinación ojo-mano

La motricidad fina que mejora con la realización de puzles viene acompañada también de una mejora de la coordinación óculo-mental. Se trata de otra capacidad que el cerebro va desarrollando con la edad orientada a mejorar el movimiento de las extremidades superiores.

3.- Agudizan la visión espacial

Los puzles infantiles requieren cierta habilidad para encontrar siluetas que hagan que unas piezas encajen con otras, es decir, identificar formas, líneas, colores… Y todo esto, en el caso de lo niños, mejora el razonamiento espacial que, en el futuro, será fundamental para poder desarrollar conocimientos científicos y matemáticos.

4.- Incentivan el razonamiento lógico

El simple hecho de empezar a pensar si una pieza encaja donde cree hace que el niño tenga que desarrollar un razonamiento lógico que le resultará muy útil para el crecimiento de su cerebro tanto a corto como a largo plazo.

5.- Implican el diseño de estrategias de resolución

La mayoría de puzles infantiles incluyen una lámina o un dibujo con la imagen que hay que completar. Que los niños la utilicen como referente implica que tengan que poner en práctica una estrategia, por ejemplo, comenzar por los bordes o por una zona concreta, y a partir de ahí, ir completando el puzle. De esta forma, sin que el niño lo sepa, está diseñando una estrategia de composición que le implica desarrollar su visión espacial.

6.- Mejoran la autoestima

Cuando un niño finaliza un puzle con éxito mejora su autoestima y gana confianza en sí mismo mientras ha pasado un rato entretenido y divertido. Además, habrá desarrollado su capacidad de aprendizaje y memorización, ya que si tuviera que volver a montar el puzle lo haría en mucho menos tiempo.

 

Por todos estos motivos, introducir puzles infantiles en los juegos de tus hijos es una gran opción que además de proporcionarles un rato de entretenimiento, aportará muchos beneficios al desarrollo de su cerebro, de su motricidad y de sus habilidades cognitivas. En Escuelas Jauja lo hemos comprobado desde muy temprana edad ya que contamos con rompecabezas y puzles para diferentes edades.